Unas lágrimas de alegría y una peluca con éxito